LA CIUDAD

Islote de Palatia

 

En frente del puerto, el islote con el monumento inhabitual y único en todo el Egeo, una enorme puerta - «Portara» - magnetiza la mirada del visitante llenándolo de preguntas.

El 3er milenio a.C. existía un asentamiento cerca de la isla y se presume que «Palatia» era la Acrópolis de la población Cicládica. Actualmente vemos los cimientos del templo «de cien pies» que comenzó el 530 a.C. aproximadamente el tirano de Naxos, Ligdamis, pero que nunca fue acabado. La «Portara» está construida de 4 mármoles, cada uno con una longitud de más de 6 metros y pesa 20 toneladas. Para la colocación de estos se utilizó polea y andamio. El umbral de la puerta es más alto que el piso del templo y esto lo vemos únicamente en el templo de Apolo Didimeo, en Mileto. La forma del templo es rectangular con parástades en ambos lados. «Portara» tiene vista hacia Delos, remitiéndonos a Apolo y, así, el templo se identifica con el Deleos, el templo de Apolo Delio. El siglo VI aC, «Palatia» era una buena fortaleza cerca de la ciudad, y allí se instalaron los Eritreos y los Milesios, en una de sus luchas contra Naxos. Una noble mujer de Naxos, Polykriti, que había sido capturada, envió un mensaje a sus compatriotas y, así, salvó a Naxos. En los siglos V y VI d.C., se convirtió en una basílica cristiana.  Muchos mármoles fueron transportados y construidos en Kastro, en la época de la Latinocracia. El desastre continuó también durante la Turcocracia (dominación otomana). Cuando usted se encuentra en el islote Palatia, no puede más que recordar las palabras de G. Theotokas: «Una barquita que pesca entre Paros y Naxos con mucho más interés que una nueva revolución, una nueva moda o una nueva estética en Europa, un nuevo motor en los Estados Unidos, un nuevo secreto en Asia.  Paz!  ¡Paz!». Al islote Palatia está vinculada orgánicamente Grotta, Aplomata y Kaminaki.


Grotta (del italiano Grotta, es decir, cueva).

La costa norte de Chora tomó su nombre de las cuevas que existen debajo de la colina de Aplomata. En la región Grotta se encontraba la ciudad micénica de Naxos, una de las más importantes del Egeo. Los edificios siguen encontrándose dentro del mar. Se especula que la Acrópolis de la época micénica se encontraba en la colina del castillo (Kastro). Los grandes cementerios de esa época se encontraban en Aplomata y en la localidad Kamini hacia el este.

Burgos (del italiano borgo, que significa pueblo fortificado).

Con la conquista de los Latinos y el establecimiento de su hegemonía, su capital se hace Naxos, Chora, Kato Kastro o Mesa Kastro, tal como llamaban en esa época la casa del hegémona. Al norte y al noroeste de Kastro (del Castillo) se forma un asentamiento habitado por «burgueses», latinos y griegos, es decir, por habitantes cuyo trabajo no es sólo el cultivo de la tierra: Burgos.


Burgos está delimitado por tres puertas: la Puerta de Gialos, que trajo a su dintel el escudo de los Crespo, Exoburgo, donde están la iglesia del Profeta Elías y el Portal Hebraico, después del cual comenzó el asentamiento de Hebreos. Todos sus caminos conducen a Kastro (castillo). Inicialmente no estaba bañada por el mar. No sabemos en cual época recibió su fisionomía urbanística. En 1300, por ejemplo, Agios Nikolaos se testimonia en bula de oro, que se encuentra en «Gialos» y no en Burgos.

Al contrario, el monasterio católico costero San Antonio Abad, cerca de Grotta, donación de la duquesa Francesca Crispo a los Caballeros de San Juan de Rodas, a mediados del siglo XV, revela que se encuentra en Burgos. Al finalizar su fisionomía, lo que vemos hasta el día de hoy son las calles estrechas albergadas, los callejones sin salida, las vueltas, las claraboyas, los balcones, que imponen la idea de que lo único que le importaba a la gente que configuró este asentamiento era preservarse a sí mismos y sus pertenencias en caso de ataque del enemigo o de invasión de los piratas. Se creó un conjunto complejo. Con el transcurso del tiempo la población es configurada teniendo como centros las iglesias que son construidas desde inicios y mediados del siglo XVI, siguiendo el modelo bizantino. En su «platsa», es decir, la plaza, Panagia de Christo (Virgen de Cristo) se consideraba su centro, mientras que en la Porta Gialos (Puerta de Gialos) se revelan diferentes tiendas y almacenes y se hace el lugar de concentración de sus habitantes. En realidad, no existía plan de construcción. Sin embargo, esto no tuvo repercusiones negativas: existe sentido lógico de la población que permitía a cada residente ver el mar, escucharlo y respirar su aroma. Hoy en día todas sus calles conducen al mar.

Chora está llena de iglesias. En la Catedral Ortodoxa admiramos imágenes de la época otomana y un Evangelio, que – según la tradición - lo donó Catalina la Grande de Rusia.  La Catedral fue construida en el espacio de una iglesia más pequeña, la de “Zoodocho Pigis” (Fuente de Vida o Dadora de Vida), y tomó su forma actual en 1780-1787, cuando el Obispo Metropolitano de Paronaxia era el Neófito Lachovaris. En la edificación se han utilizado materiales de templos antiguos y edificios antiguos. Se dice que sus columnas enteras de granito fueron transportadas de las ruinas de Delos. Aparte de las iglesias antes mencionadas, en la población histórica de Burgos, se señalan – entre otras – Agios Ioannis, Virgen de las Nieves (Católica), Agios Panteleimonas, Agia Paraskevi, Taxiarchi, Chrisopolitissa, Agia Sofía, etc. La Catedral, Sfageia (actual biblioteca infantil) y el hotel «Apolo», semejante a la antigua fuente, de la que los habitantes de la zona tomaban agua; «Funtana» (del italiano Fontana) definen el mercado de la antigua ciudad. El mercado disponía de cuatro galerías con fachada de mármol de una disposición aproximadamente triangular, con una serie de monumentos delante de ellas. En la Catedral permanece abierto el espacio arqueológico, que se ha convertido en un «parque arqueológico».


El Castillo de Naxias

Como antes mencionamos, todas las calles de Burgos conducían al Castillo. Y actualmente sucede lo mismo. El Castillo nunca se comunicaba con el mar: su orientación era el interior de la isla. Estas calles nos conducían a las puertas del Castillo. «Paraporti», la puerta meridional; la septentrional la famosa «Trani Porta», y aún una puerta sureste, que hoy no ha sido rescatada.

La tradición local narra que lo construyó Marco Sanudo.  Todavía existen algunos de los muros de la famosa torre de Sanudo, que su área fue cubierta posteriormente – tras haber sido  derrumbada su mayor parte – por la última Escuela de las Ursulinas. No obstante, no tenemos pruebas para confirmar que se trataba del palacio-fortaleza ducal de Marco Sanudo. Su nombre «Mesa» indica que ahí había sido instalado el centro del poder.
La forma original de construcción del castillo no es conocida, ni su configuración en el momento de la dinastía de los Sanudos. Lo cierto es que fue construida para alojar a los colonos - conquistadores, y de ellos los que eran reconocidos como nobili-nobles, que consistían en otros pueblos, tenían otros hábitos, políticos y culturales, otra religión y constituían una minoría en relación con la población ortodoxa de la isla. Suponemos que su forma actual comienza a configurarse desde los Crespos, a mediados del siglo XV.

A pesar de la falta o debilidad de las fuentes de arrojar luz sobre lo que sucedió exactamente y por cuáles fases de construcción pasó el Castillo para que llegara a su forma actual, pasando por sus puertas, entramos a otro espacio y a otro tiempo en donde predominan la calma, las calles estrechas rotas, los patios – generalmente – interiores con sus flores, las mansiones (llamadas palacios por los nobles), con escudos en los dinteles. Un grabado vertical en el parástade de mármol de “Traní Porta” nos predispone a un mundo diferente en el que nos preparamos para entrar: el veneciano. Aquí los buhoneros contaban las telas que traían para las nobles.


De las supuestas doce torres del Castillo que lo protegían es rescatada solo una, la torre de Crispo, que la versión local dice que es el palacio de esta dinastía, pero que en realidad construyó el hijo natural (ilegítimo) del Duque Guillermo II, Después del annno 1453, y, por esto no tenía derechos al trono de la hegemonía. Hoy en día funciona como Museo Bizantino, según el deseo de sus donantes al Estado, la familia P. Glezos, y por esto se conoce como Torre de Glezos o de Aperathitisa, debido al origen de la familia. En el dintel de su entrada existe un extraño escudo de armas: una síntesis de elementos otomanos y rusos. Se trata de los diplomas de reconocimiento de los servicios hacia ambos poderes de la época, que recibió uno de los señores de la torre, Joseph Barozzi, ruso oficial - su tumba se encuentra en la iglesia de San Antonio Abad, en la playa de Chora.

Las empinadas calles estrechas nos lleva al punto más alto del Castillo, donde la Escuela de Comercio, junto a Capella Kazatza, la Escuela de las Ursulinas, las ruinas de la torre que la narración local dice ser la torre de Marco Sanudo, el Palacio de la Diócesis Católica y, por último, la Catedral Católica.

Capella Kazatza (=casa-iglesia), que la narración local dice ser la capilla de Marcos Sanudo, fue construida en el siglo XIV. Ciertamente, la creación de la Escuela de Comercio se basó en los bienes de Capella, que aumentó aún más con las ofrendas de los fieles del siglo XVII en adelante.

La Escuela de Comercio, que hoy alberga el Museo Arqueológico y el Archivo Histórico de Naxos, fue el monasterio de la orden de los monjes jesuitas, que se instalaron en Naxos a principios del siglo XVII, bajo la influencia de la diplomacia francesa y la política en el Oriente. Los jesuitas se comprometieron a establecer escuelas para la educación religiosa y social de los jóvenes católicos de Naxos. Adquirieron una propiedad muy considerable en la isla y se considera que ellos trajeron las naranjas a Naxos, a su lugar de veraneo, en Kalamitsia, la región de Melanes. Desde 1628 hasta 1773 la escuela funcionó continuamente bajo la dirección de los Jesuitas. Desde 1782, tras las acciones del Rey de Francia Luis XVI, su dirección fue traspasada a los monjes de la Orden de San Lázaro (Lazaristai) hasta 1887, cuando abandonaron la isla. Después de su partida, el annno 1891, el funcionamiento de la escuela fue asumido por los monjes Salesianos. Estos organizaron la escuela sobre bases modernas y la convirtieron en Escuela de Comercio. En esta estudió Nikos Kazantzakis. La escuela – que ganó una gran fama – sobrevivió hasta 1927, cuando finalmente cerró, después de trescientos años de su establecimiento.

El normal funcionamiento de la Escuela de las Ursulinas remonta en 1739. Pero los esfuerzos por establecer escuela para niñas habían iniciado un siglo antes por el superior jesuita e historiador de Naxos, Roberto José. En 1986 fue comprado por el Estado para fines culturales.

La Diócesis Católica remonta a la época medieval, pasó por varias fases de construcción y, finalmente, tomó su carácter definitivo el siglo XVII. El suelo es de mármol, lleno de placas sepulcrales de tumbas del siglo XVII y XVIII, con los escudos de algunas de las familias más importantes que obraron en la isla desde el siglo XVI en adelante. La abundancia del barroco en el paso central (siglo XVII) constituye el marco de un icono bizantino con doble cara, la de la Virgen Eleusa, por un lado, y la de San Juan Pródromos, por el otro lado, del siglo XII, más antigua que la misma iglesia. En los otros iconos, la mezcla de estilos bizantino y occidentales revela las influencias de la cultura cretense-veneciana, de la cual proviene también el Greco.


La Arquidiócesis Católica. Justo detrás de la Catedral se encuentra el impresionante edificio, sede de la residencia del arzobispo latino en Naxos. Se llama también Cancillería Arzobispal y su notario es el Canciller Pontificio, durante el siglo XVI y XVII. Aquí tenían su sede los Cancilleres Pontificios, aquí se redactaban los documentos privados relacionados con la vida de los habitantes del Castillo, contratos de dotaciones, testamentos, etc.

Justo detrás de la Catedral Católica y al lado del Palacio Arzobispal Católico, se encuentra el único templo ortodoxo del Castillo, Panagia Theoskepasti. La iglesia es un templo de dos naves. Una nave (a la derecha) pertenece a la Virgen y la otra a Agia Anastasia Farmakolitria. Se trata probablemente del monumento más antiguo de los rescatados en el Castillo, que nos « legó » el «Código de Theoskepasti» y portátiles iconos de dos caras.

Monasterio Capuchino. Al este de Theoskepasti, cerca de Piso Paraporti se encuentra el Monasterio Capuchino. Consta de una iglesia dedicada a San Antonio de Padua. El templo es de una sola nave, con bellas imágenes y su suelo de mármol decorado de  tumbas de nobles con sus escudos, tal como el de los Koronellos-Kastri y Lorentanos-Crispi. Los capuchinos llegaron a Naxos el annno 1628. Funcionó también como escuela. El «Código del Monasterio Capuchino» que fue rescatado, constituye un importante testimonio de la vida y la historia del monasterio y de la historia, la vida y las aventuras de todo el Castillo, durante la mayoría de la Turcocracia.



NIO CHORIO

Al sur y el sureste del Castillo se encuentra el asentamiento, en el que se habían instalado los campesinos pobres. No sabemos en cual época fue creado. Los límites son establecidos por las iglesias Pantanassa, la más antigua de la ciudad de Naxos; Agia Paraskevi, que fue restaurada el año 1605 como se indica en dintel del portal de la iglesia; Agia Kyriaki, uno de los monumentos mas pintados y fotografiados de Naxos. Durante la Turcocracia era monasterio, en donde los monjes enseñaron a los jóvenes griegos las letras y la música.  En el patio del monasterio existe una pequeña iglesia de Koimiseos Theotokou. Junto a Nio Chorio, en los últimos años, fue creado el asentamiento «prosfigica» (de refugiados), por refugiados de Asia Menor. Por último, en la entrada de Chora, al principio de la calle central que conduce a los pueblos, el lugar donde la iglesia de Santa Teodosia, que en los documentos del siglo XVII se manifiesta como «tres iglesias», (Santa  Teodosia, Arcángel, San Sebastiano), y constituía en aquella época lugar de concentración de los habitantes de la ciudad para todo tipo de transacciones comerciales y financieras.

En los últimos años, chora se extendió más allá del Escuela de Bachillerato, la obra de N. Mitsakis, uno de los principales representantes del movimiento moderno en Grecia, hacia la costa de Agios Georgios e incluso a lo largo de la calle principal que conduce a los pueblos.

El historiador británico, William Miller, escribió que Naxos fue siempre la perla del Egeo. E incluso que sus naranjales y sus limonares dan – más que Zákynthos – el sobrenombre «flor de Oriente». Usted debe inclinarse con amor sobre las flores para sentir su belleza excepcional. Debe buscar y descubrir lo mágico dondequiera que exista en Naxos, más allá de cualquier narración.